redes sociales

Diez historias en 30 segundos

(más…)

Anuncios

La creatividad llama a más creatividad

(más…)

Un anuncio mágico: ¿Es esto una carta de Hogwarts?

Siempre he pensado que la mejor manera de transmitir una información es contar una historia. Creo que es la mejor forma de hacer que la gente comprenda el contexto de lo que sucede (vamos, la introducción de la historia), que atienda mientras explicas lo que sucede (el nudo, de toda la vida) y por último soltar lo que sucede, guinda (el desenlace amigos, el desenlace).

Es por eso, que hace unos días me propuse dar una noticia de esta forma, apoyado además en mi genial amigo, twitter. Muchos colegas y amigos me ayudaron, le dieron a RT, conversaron conmigo, difundieron los twits… una pasada.

Os dejo el resultado: (más…)

No son Twits, son Discursos.

Hace un rato estaba pensando en twitter. Todas las redes sociales se basan, al menos en su concepción más elemental, en una forma de interacción que existe en el mundo no virtual. Me imaginaba a los twitteros del Siglo XIX, personas que transmitían muchísimo saber con una frase lapidaria, un refran o un breve eslogan. Soy gallego, los refranes explican prácticamente todos nuestros husos y costumbres. (más…)

Los “Social Resume” y su importancia en el perfil digital

Los Social Resume son webs que permiten crear un perfil de consulta rápida de una persona. La intención es parecida a la que podría tener LinkedIN en sus inicios: Facilitar a los usuarios la creación de un CV ampliado, donde la información principal no sea la formativa o profesional si no las competencias que más hemos desarrollado. La mejor forma de organizar esta información sería hacerlo alrededor de nuestras redes sociales, es decir, la mejor forma de convencer a alguien de que eres una persona participativa es relacionar, por ejemplo, tu perfil con tu twitter en el que compartes mucha información. (más…)

Tú, tú mismo e Internet: Tu YO2.0

Aunque pueda parecer que este entrada vaya en la línea habitual de lo que suelo escribir, esta vez vamos a hablar un poquito de nuestro “YO2.0”, concepto con el que me quiero referir al conjunto de informaciones disponibles sobre tu persona en internet. Es decir, vamos a darnos caña.

Todos somos conscientes de que hay muchísima información sobre nosotros en internet y que esta información puede afectarnos en mayor o menor medida. Sin embargo, ni siquiera los más habituados a esto de las redes sociales y la “web social” o web 2.0 nos hacemos una idea lo suficientemente acertada de toda la información y contenidos que sacamos a la web. Para que lo podamos ver con claridad, os recominedo ver este vídeo (esta en inglés, pero si lo veis completo lo vais a entender).

Después de ver esto, la pregunta obvia es… ¿como evito esta situación? y la única respuesta posible es… no puedes. Es imposible controlar la información que hay sobre ti en internet, de hecho es imposible controlar la información en internet en general (y por eso los miles de intentos de control de contenidos y derechos de autor en internet fracasan). Sin embargo, no todo esta perdido, podemos empezar a controlar ciertas cosas para minimizar el posible impacto de la información online sobre nuestra imagen.

Todos deberíamos definir el grado en el que nuestra vida está expuesta a internet, por ejemplo un bloguero (y más un videobloguero) tiene que asumir que su vida tiene un grado máximo de exposición, y una persona que no tiene redes sociales puede estar tranquila, su vida tiene un grado mínimo de exposición, pero aún así no estará libre, si la investigamos encontraremos información.

Podemos controlar muchas variables y para ello lo mejor es sentarnos ante el ordenador e investigarnos en la red. Podemos buscar nuestro nombre (como primer paso) información sobre nuestra ideología, sobre nuestras relaciones personales, sobre nuestro día a día, etc… Una vez que hayamos analizado esto, podemos intentar reducir esta información.

Sin embargo aunque no colguemos ninguna informació personal, es posible (aunque no necesariamente probable) que toda esa información esté disponible en una u otra forma en la red. Una cosa que podría llegar a ser preocupante son las aplicaciones para móvil, las benditas APP y los permisos que firmamos al instalarlas en el móvil. Para conocer un poco más sobre este tema, pincha en la imagen de la derecha, es un infográfico que lo explica bastante bien.

Ahora que somos conscientes de que no podemos borrar nuestras huellas, solo nos queda aprender a convivir y dirigir la información que emitimos de la mejor forma posible. Siéntate ante tus redes y pregúntate si estás dando demasiada información sobre ti. Revisa tus condiciones de privacidad. Ordena a tus contactos de Faceboook y y Google+ por grupos y limita lo que unos y otros pueden ver; no olvides que tuenti,  aun estando bastante blindada, permite ver mucha información sobre ti. Y por cierto, LinkedIn es una red profesional, si mientes se va a notar.

Por haber llegado hasta aquí, refuerzo positivo, para que vuelvas. El derecho a ser olvidado en 5 minutos (por cortesía de la UE).

Redes Sociales y Café

Hace años el acto de socialización por excelencia (entendiendo socialización en el sentido más común de la palabreja) era tomarse un café con un amigo o conocido para charlar de la vida e intentar “arreglar el mundo”. Sin embargo, eso ya no es así y nuestros hábitos de vida y consumo han cambiado radicalmente.

Tanto es así que ahora, debatimos acaloradamente por facebook con nuestros conocidos sobre diversos temas, lanzamos fogonazos de opinión vía twitter, colgamos vídeos más o menos elaborados en youtube y subimos nuestras fotos a instagram.

Hemos ganado en entornos virtuales con los que comunicarnos, pero eso no quiere decir que hayamos perdido el café, el momento de charla por excelencia, donde la interacción cara a cara y con los más cercanos sigue siendo fundamental. Seguramente esa es la idea que subyace a esta simpática infografía que os dejo hoy

No sé que vais a hacer vosotros, yo bajo a tomarme un café para atender a la más grande de todas mis redes sociales, y con más me refiero a hacerlo de una forma más cercana y natural. Por cierto, en una mini entrada no caben premios, pero te recomiendo que mires la entrada anterior!