Gadgets

WebSapp: WhatsApp desde tu PC

Twitter es una red social especializada en sacar de contexto algunos eventos, ya sea de coña y con una buena dosis de humor negro (por ejemplo cuando matamos a un famoso), ya sea cuando se transmiten informaciones falsas sobre problemas sociales (aunque la mayoría sean verdaderas), o ya sea cuando le damos una importancia del copón a un hecho insignificante. Y hablando de cosas insignificantes: WebSapp.

WebSapp es una nueva aplicación web que permite a cualquier usuario con acceso a un navegador web enviar un mensaje de WhatsApp a un número de teléfono. A priori, esto podría parecer una revolución (y así la ha presentado twitter, sin embargo, yo le veo inconvenientes. Y muchos.

Puedes mirarte la Web pinchando aquí

En primer lugar, la ventaja: Cualquier persona va a poder enviarle un mensaje al WhatsApp a cualquier persona, es decir, no tener WhatsApp ya no será un problema para nadie.

En segundo lugar, la desventaja: Cualquier persona va a poder enviarle un mensaje al WhatsApp a cualquier persona… sin que aparezca su número de teléfono y con el nombre que esta persona decida ponerse. Parece que alguien está dándole de comer al troll.

El sistema de WebSapp funciona mandando un mensaje a un número (el que podéis ver en la imagen) que lo reenvia a tu número de WhatsApp. En otras palabras. Cualquier mensaje que te llegue desde WebsApp te llegará desde el mismo número. Es decir, si varios amigos tuyos te mandan diferentes mensajes desde WebSapp todos aparecerán en la misma conversación.

Esto me recordó a los antiquísimos chats de Terra, así que decidi hacer un pequeño experimento. Tengo que darle las gracias a mucha gente, pero voy a mencionar a Pose y a Baños, por su dedicación y gran dominio de la aplicación.

Lo que hice fue pedir a muchas personas que enviaran mensajes a mi móvil desde WebSapp, para ver que nivel de confusión podía llegar a crear la aplicación. Os dejo el resultado en la imagen de la izquierda.

En definitiva. Hoy en twitter nos hemos pasado la mañana alabando una aplicación que carece de sentido. WhatsApp es una red social más, y por tanto necesariamente debe requerir de una cuenta registrada donde el individuo pueda ser identificado. Será un avance que podamos utilizar nuestra cuenta de WhatsApp a través del ordenador, pero ese será un paso que la propia compañía desarrolladora tiene que dar.

La magia de los códigos abiertos es que cualquiera puede tener la oportunidad de desarrollar una aplicación útil y novedosa, el maleficio de internet es que tenemos que aprender a desechar la información que no es relevante, y lo mismo pasa con las aplicaciones.

Supongo que a alguna persona le va a gustar el WebSapp, y sea como sea, le invito a que lo use si le resulta útil, mientras, para los usuarios de toda la vida, os dejo un vídeo sobre el famoso aviso de recepción, la principal causa de pérdida del amor en el Siglo XXI.

 

Anuncios

Kinect: La revolución interactiva

Kinect es sin duda el primer paso hacia lo que es el futuro de la interacción hombre máquina. Se trata de un sistema que registra los movimientos del cuerpo en el espacio, traduciéndolos en órdenes, que permiten al usuario interactuar con el dispositivo (ya sea un PC, videoconsola, una TV etc.)

Desde que Microsoft lo desarrolló para unirlo a la videoconsola Xbox, ha ido aumentando sus prestaciones, de forma que en la actualidad, si instalas el sistema operativo Kinect puedes hacer de todo en tu pantalla (ver la tele, ver películas, jugar a videojuegos, navegar por internet, videoconferencias, etc…) y todo sin utilizar ningún tipo de mando.

Sin embargo, dejando a un lado la marca Kinect, centrémonos en el concepto revolucionario: Controlador inalámbrico multifunción (óptico y auditivo). Se trata de una serie de dispositivos que permiten interactuar de una forma diferente con las máquinas, de forma que podamos aumentar la experiencia y hacer más sencilla nuestra vida.

Se está aplicando a funciones domóticas, es decir, podemos utilizarla para automatizar nuestra casa, apagar y encender las luces, abrir las puertas, abrir la nevera, encender la tv… Es decir, podremos utilizar estos dispositivos para cualquier tarea susceptible de ser realizada automáticamente.

Se está aplicando a la educación, desarrollando nuevas herramientas que permitan a niños y profesores realizar nuevos proyectos y aprovechar mucho más los recursos virtuales (sobretodo las famosas pizarras virtuales, tan desaprovechadas en todos los centros). Si pinchas aquí verás la cuenta de youtube de un equipo de trabajo que está desarrollando material en esta línea.

Podría aplicarse en la empresa, para mejorar la interacción entre compañeros, para organizar la información, para que varias personas puedan utilizar un mismo dispositivo a la vez, etc…

Por supuesto, nos acerca cada vez más a la tan desea realidad virtual, ya que cualquier terminal que pretenda emular la realidad debe eludir el control mediante mandos.

Sin embargo, mi función favorita es la comunicativa. Kinect es la herramienta perfecta para mejorar cualquier tipo de comunicación, ya que puede permitir al orador hacer cualquier cosa desde el lugar en el que está hablando.

No me refiero únicamente a pasar unas diapositivas de power point, si no a regular todo el ambiente de la sala (luces, sonidos, temperatura) que tanto afectan a la persuasión, moverse con mucha más libertad en una imagen 3D a la hora de presentar un plano, un objeto… Y por supuesto, sumado a las nuevas posibilidades de la plataforma de presentaciones Prezi, puede convertirse en la revolución de la exposición de material visual.

Puede que cada vez estemos más cerca de la fantástica interfaz 3D móvil de la película IronMan, sea como sea, está claro que Kinect y cualquier dispositivo de control inalámbrico multifunción son parte de la revolución interactiva que ya está llegando a nosotros.

Como siempre, por haber llegado hasta el final, os dejo un refuerzo positivo para condicionaros a mi favor, el premio de hoy es otro sistema de interacción, en este caso musical (Gracias a Isra, que sé que lees esto, frikazo)