Adhesión a las ideas creativas: cuestión de talento

“El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación” Ludwig van Beethoven, compositor

Hay una maldición que me persigue. Cuando apago las luces antes de dormir, un interruptor en mi cabeza se acciona, encendiendo una (o varias) bombillas que hacen aparecer nuevas ideas y proyectos en mi mente. A veces son formas diferentes de solucionar mis problemas, a veces son situaciones o historias en las que nunca había pensado y a veces son, simplemente, proyectos que me gustaría poder llevar a cabo.

La mayor parte de los días, el cansancio, acompañado del abrazo de las mantas, va apagando poco a poco esa idea, para dar paso a una noche de descanso. Sin embargo, de vez en cuando, una fuerza innata se apodera de mi cuerpo, me levanto y empiezo a darle vueltas a la cuestión; pego post-it en mi pizarra, enciendo el ordenador, busco información, escribo documentos y hasta creo alguna presentación de diapositivas. No puedo parar.

 Como funciona mi cerebro

Las personas con Altas Capacidades o con talento especial, suelen tener una característica fundamental: la capacidad de fijar su atención en un tema que les engancha, dedicando muchísimas horas a su comprensión y a la adquisición de habilidades que redunden en el domino de esa cuestión o actividad.

Sin embargo, una cosa de la que no hablamos con tanta frecuencia es de la adhesión a las ideas creativas. Este concepto, busca hacer referencia al proceso por el cual, en el momento en el que se tiene una idea creativa, se genera una necesidad, totalmente egosintónica, de darle más vueltas a esa idea, mejorarla y llevarla a cabo. En definitiva, de no dejarla de no dejarla marchar.

Todo el mundo desea que sus ideas resulten exitosas, esto está relacionado con la autovaloración positiva y refuerzo la autoestima. Sin embargo, todos somos perfectamente capaces de abandonar una idea cuando se nos presenta una mejor. El concepto de adhesión a las ideas creativas hace referencia a la incapacidad de soltar estas ideas; la persona será capaz de dedicarse a otra tarea, pero no olvidará su idea original, le seguirá dando vueltas e intentará incluirla en la agenda de trabajo a toda costa.

Engranaje

Esta mañana, debatiendo con el equipo técnico de la Unidad de Atención Educativa a las Altas Capacidades, conversábamos sobre la técnica del “Brain Storming” o “Lluvia de Ideas”. Mientras pensábamos en cómo aplicar esa técnica a un gran número de niños con Altas Capacidades, me di cuenta de una cuestión.

Cuando un niño de estas características aporta una idea, la agarra con fuerza, se adhiere a ella y necesita llevarla a la práctica. Esto no quiere decir que las personas con alta capacidad sean ciegas a las buenas ideas, todo lo contrario, pero van a intentar que su idea original juegue un papel en el conjunto de las cosas que van a intentar crear.

Esto genera situaciones curiosas: argumentaciones que no terminan y que son capaces de refutar cualquier argumento que les demos para dejar de lado su idea, conexión creativa de las ideas de los demás con la propia, necesidad de ser escuchados y por supuesto, el éxito en lo que pretenden: hacer cosas nuevas.

Si planteamos a un niño con altas capacidades que abandone una idea que ha tenido, estaremos redundando en su frustración, ya que, de facto, no la abandonará, si no que tendrá que posponerla, al tiempo que golpeamos su autovaloración y su autoestima.

Los adultos con altas capacidades también se adhieren a sus ideas creativas. En el mundo empresarial actual, gestionar el talento es un reto al que todas las organizaciones quieren hacer frente, sin embargo, muchas de ellas no acaban de acertar en sus medios o con sus responsables.

Permitir que estas personas desarrollen sus ideas e intereses creativos, es fundamental para gestionar y dar un lugar al talento en la organización. Cuando alguien siente apego hacia una idea o un proyecto, se aliará con aquellos que lo ayuden a llevarlo a cabo, porque de lo contrario, perderán el interés en lo que están haciendo. De la misma manera, permitir que los niños con altas capacidades desarrollen su potencialidad y satisfagan su curiosidad, es fundamental para redundar en su correcto desarrollo educativo y emocional.

Debemos contribuir a que la bombilla se mantenga encendida, no a que se apague.

bombilla

Anuncios

One comment

  1. A veces los proyectos imposibles solo están en tu mente. Leeer los libros adecuados te ayudan a verlo

¿Decías?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s