Las cinco reglas – Charla formativa sobre Psicología y Comunicación

La psicología es una de las disciplinas más versátiles que existen. Esto se debe a que su objeto de estudio, las personas y su comportamiento, están en todas partes. Es muy posible que en toda faceta de la realidad, haya un psicólogo capaz de explicar un fenómeno o un efecto.

Hace años que en el Club de Debate Compostela somos conscientes de esto, por ello, como parte de nuestra Formación para nuevos afiliados, diseñé una charla que explica las características psicológicas normales de una persona y como utilizarlas para mejorar la capacidad comunicativa. No se trata de potenciar al orador, si no de conocer al oyente y mejorar así, nuestra forma de relacionarnos comunicativamente con él.

Os RECOMIENDO ver la presentación, es lo más instructivo, una descripción de la charla y uno de los libros recomendados en .pdf (los demás no son libres).
Espero que lo disfrutéis.

_______________

– Las 5 reglas –

(desde la psicología para la comunicación)

 Iago González Pazos

CDC – Club de Debate de Compostela

______________________________

Pincha para ver la presentación
5 reglas

La psicología, como ciencia que estudia el comportamiento humano, puede darnos mucha información relevante sobre cómo comunicar mejor, de hecho, muchos psicólogos se dedican directamente a mejorar la comunicación tanto interpersonal como de masas.

Para poder seguir esta sesión os pido que pongáis vuestra mano izquierda delante de vuestra cara y vayáis asociando cada una de las reglas a uno de vuestros dedos. Fijar la información que exponéis a un objeto físico ayuda al espectador a entender y recordar la información, este es un primer consejo, y luego os explicaré por qué.

1. Ley 70 – 30 (Pulgar)

La ley 70 – 30 enuncia que en la comunicación un 70% de la información que es recibida es no verbal y sólo un 30% es verbal. Parece increíble, pero cuando hablamos estamos continuamente enviando información, cada gesto indica una cosa y es importante controlarlos.

Comunicación verbal:

El 30% de la Comunicación verbal, hace referencia a lo que decimos. En definitiva al discurso propiamente dicho, que palabras escogemos o como organizamos la información dentro de un discurso. Esto es muy importante para garantizar el aprehendizaje de la información, ya que, si bien la información no verbal enriquece tremendamente la comunicación, esta no nos permite dar una explicación compleja.

Por eso en debate este 30% es muy importante y le dedicaremos especial atención a la organización coherente de las ideas, los argumentos o los bloques informativos.

Comunicación no verbal:

Hace unos cuantos años, un investigador italiano (Rizzolatti) descubrió que, en los primates superiores, había un tipo de neuronas que se activan al ver como otroprimate (incluídas las personas) hace algo.

Lo sorprendente es que estas neuronas están situadas en las mismas áreas que se activan al realizar esta acción. Por ello las llamó neuronas espejo, porque reflejan las acciones de los demás en nuestro nuestro cerebro, activando los mismo procesos neurales permitiendo cosas tan complicadas como la empatía o la comunicación no verbal.

Aprender a controlar nuestra comunicación no verbal es complicado, si tenemos que pensar en cómo mover nuestro cuerpo además de dar un discurso, seguramente no seamos capaces de seguir el hilo y aturullarnos, por eso, la mejor estrategia es intentar automatizar movimientos que sean coherentes con lo que estamos diciendo.

En el siguiente vídeo podéis ver un par de ejemplos:

Como podéis ver en este vídeo, omiten algunas palabras por que son perfectamente sustituibles por gestos, de lo que se trataría mi propuesta es de todo lo contrario, que intentéis acompañar algunas palabras usuales con gestos que las acompañan naturalmente, de forma que lleguéis al punto de hacerlo sin daros cuenta. Algunos ejemplos a practicar:

  1. En una lista de argumentos, por ejemplo, intenta acompañar cada número levantando tus dedos.
  2. Cuando digas que algo es lógico intenta señalar a tu cabeza.
  3. Cuando te refieras al público señálalos.
  4. Cualquier gesto habitual que se te ocurra (juntar cosas, separarlas, subir, bajar…).

*Una buena actividad consiste en escoger un discurso famoso (que motive al comunicador) y poner una orden, un gesto, debajo de algunas palabras clave. Esto fuerza al comunicador a asociar palabras con gestos, entrenando su comunicación no verbal.

2. Adaptate a tu objetivo (índice)

El índice es el dedo que utilizamos para señalar, en este caso quiero que señales al auditorio al que tienes que convencer y te preguntes cual es la mejor forma de que te escuchen.

Para llegar al público y poder empatizar con él es necesario conocerlo, haremos un tipo de discurso u otro dependiendo del público y también utilizaremos distintos ejemplos o metáforas.

Cuando hablo de “ponerse en el lugar” me refiero a una forma profunda de empatía. Se trata de analizar qué personas forman parte de nuestro público y explotar sus características comunes para adaptar nuestro discurso. Se trata de considerar las necesidades que ese grupo puede tener, las expectativas que tienen de nuestra comunicación así como el estilo comunicativo que más útil resulta para llegar a ellos.

La utilidad de las miradas:

Para lograr un mayor contacto con el público además de para dominar la comunicación no verbal de la que hablábamos antes es importante dominar las miradas. La mejor manera de hacerlo es mirar a la cara de un espectador (eligiendo a uno que esté atento, y si puede ser sonriente) durante un lapso de unos 5 segundos, cambiar a otro espectador girando la cabeza unos 45º.

No os toméis los tiempos ni distancias al pie de la letra, pero pensad que si giras la cabeza 90º prácticamente estás mirando a un lado y al otro del auditorio obviando al medio, por lo que daréis sensación de inseguridad y mal dominio del espacio. Si os es más sencillo, pensadlo como un ciclo de miradas. derecha – medio Izquierda

Comunicación desde las emociones:

Cumplidas estas precondiciones básicas, debemos preocuparnos de cómo llegar a las emociones de nuestros espectadores. Las emociones son un excelente “carretera” de acceso al sistema cognitivo humano. La emoción prepara a la mente para una situación concreta, facilitando así una serie de procesos psicológicos que mejoraran o empeorarán la comunicación. El primer objetivo será no crear emociones que nos perjudiquen, para comunicar mejor, Storytelling.

La mejor técnica que podemos utilizar para ello es el Storytelling, que consiste básicamente en contar una historia o proponer un ideal a alcanzar con alto contenido emocional. De lo que se trata es de generar un estado de apertura emocional que haga al público receptivo a tus palabras, que quieran creer en lo que dices.

Puede ser una historia “personal” o incluso un cuento, no hay límites a la imaginación siempre y cuando pueda ser fácilmente relacionada con lo que estamos diciendo y no desvíe la atención. Al final del documento os recomiendo un libro muy sencillo de leer y también de encontrar que habla sobre este tema.

Pero antes mirad este vídeo:

Como podéis observar, Al Pacino se ha adaptado a su auditorio adaptando el tono y la forma de comunicar de un predicador evangélico, pero además les ha contado una historia, ha introducido en sus cabezas el ideal de un “castillo” donde la gente pueda caminar libremente y sin miedo. Esto ha funcionado como un detonante emocional, que ha permitido a todos entender lo que el alcalde les quiere transmitir y convertirse en cómplices de su objetivo.

 *Una buena actividad para ser capaz de adaptarse al auditorio, es la de “Vender hielo a un pingüino”. Es una actividad grupal, daremos a cada uno de los “oradores” 5 minutos para crear un producto comercial inventado (las propiedades no tienen limite, pueden ser mágicas, fantásticas o reales). Una vez inventado, irán presentándolo por turnos. Cuando acaben, cambiará el “público objetivo” primero puede ser un grupo de ancianos, luego un barrio rico, un barrio de clase media, un grupo de empresarios, un colectivo de izquierdas, de derechas… lo que se os ocurra.

3. Traspasa las barreras (corazón)

El corazón es el dedo que utilizamos para hacer un corte de mangas, y esa es la idea que quiero que tengáis en la cabeza cuando os hable de las dos barreras que se interponen entre vosotros y las personas: la percepción y la memoria.

Cada día estamos expuestos a una cantidad inmensa de información, sin embargo sólo podemos percibir y por tanto procesar aquella que es más llamativa, que consigue pasar una determinada barrera atencional. Es por eso que debemos crear información llamativa y visual, de forma que despertemos el interés del espectador. Podemos utilizar cualquier truco, incluso llamar su atención.

La segunda barrera es la memoria. Veréis, cuando hablamos de la memoria es fácil entenderlo todo si pensamos en un edificio con diferentes pisos alquilados. En unos pisos vive gente que se quedará muchos años, casi para siempre. En otros vive gente que se quedará un año, el tiempo suficiente para realizar su función. Y en los últimos vive gente que se irá enseguida, solo está para pasar la noche, donde meteríamos la información que estamos utilizando en este momento.

La gracia de todo esto es que, como oradores, necesitamos usar estrategias para mejorar el recuerdo que dejamos en los espectadores. Para ello debemos tener en cuenta que la información mejor recordada es aquella que se presenta al principio (efecto de primacía) y al final (efecto de recencia), sin embargo la primera es más fuerte que la segunda.

Debemos por tanto aprovechar los principios y los finales como momentos fuerza de la comunicación. Además la información apoyada con elementos gráficos, o la información apoyada en información que la persona ya manejaba previamente mejoran el recuerdo.

También mejora la memorización cualquier información impactante o llamativa, por lo que una vez más debemos introducir estrategias llamativas y diferentes en nuestras comunicaciones. Además esto mejorará la atención (que se diluye muy fácilmente a partir de los primeros 10 minutos de comunicación general y a partir de los 2 minutos en un debate de competición).

 *Una buena actividad para aplicar esto, es el método Loci (de lugar). Básicamente, la memoria mejora si fijamos una idea a un espacio concreto, un lugar que conocemos. Podemos presentar la sala de debate como un espacio en el que colocaremos nuestras ideas para que sean recordadas.

4. El procesamiento es circular (anular)

El dedo anular es en el que llevamos los anillos. Un anillo es un círculo, algo continuo que se repite una y otra vez, y esa es la metáfora que voy a buscar para explicaros una pequeña parte del funcionamiento cognitivo, el procesamiento de información.

Digo que podemos explicar el procesamiento como un círculo por que siguiendo los postulados de la Teoría del Procesamiento de la Información, la información, al ser procesada sigue un recorrido diverso hasta ser comprendida y asumida por el sujeto.

Este recorrido por fuerza, tendría que repetirse cada vez que el sujeto se ve forzado a recordar esta información. Sin embargo, como eso sería algo muy poco práctico nuestro sistema cognitivo ha creado los heurísticos, que son básicamente simplificaciones que nos permiten entender más rápidamente la realidad. Esto tiene muchas consecuencias, pero la que nos interesa aquí es que cuando un sujeto tiene una experiencia previa con una información, tiende a intentar amoldarla a su información anterior.

Al mismo tiempo, este procesamiento de la información se ve modificado por muchas cosas, como las expectativas de lo que vamos a escuchar, las experiencias previas o incluso las palabras utilizadas.

En el libro “No pienses en un elefante rosa”, George Lakoff explica como el marco comunicativo que estamos utilizando configura totalmente nuestra percepción del debate y nuestro procesamiento de la información. Además describe el proceso de reprocesamiento y la evocación de contenidos.

Es decir, Lakoff explica que ciertas palabras tienen un contenido asociado, por ejemplo, cuchillo tiene por general una connotación violenta, y no la connotación instrumental de objeto que sirve para ayudarnos a comer o a untar el pan.

Sumando lo dicho por Lakoff a los escritos de Frank Lutz, sabemos que debemos utilizar ciertos tonos o palabras concretas para lograr un efecto determinado. Por ejemplo, hablar en positivo ayuda, no solo a procesar mejor la información por la sencillez semántica, si no que refuerza la percepción de una emoción positiva por parte del espectador. Un político debe decir que él es “serio”, “leal a su tarea” y “honrado”, no debe decir que el no es un ladrón o que nunca ha dejado de hacer su trabajo, ya que el mensaje emocional enviado es negativo.

 *Una buena actividad para probar esto es la siguiente: Di en voz alta “Estados Unidos enviará 20,000 tropas a Venezuela”. Repitelo un par de veces y pregunta, ¿Cuantos de vosotros pensáis que EEUU va a atacar militarmente a Venezuela? ¿Cuantos pensáis que envía tropas a una misión de paz?.
Acto seguido cambia las palabras y di: “La ONU enviará 20.000 soldados a Kenia” después repite las mismas preguntas.
Las palabras son el truco.

5. No temas a tu público (meñique)

El dedo meñique es el pequeño, y hablando de los pies es el que siempre nos golpeamos contra todo y duele un montón. Sin embargo, si lo perdemos nos cuesta mucho mantener el equilibrio, así que es importante que no nos domine y saber que está ahí. Eso es exactamente lo mismo que pasa con el miedo a hablar en público.

Hablar en público genera en todo el mundo un cierto nerviosismo, eso es algo natural y sano. Es adaptativo, se trata de una situación en la que uno se encuentra “enfrentado” a muchos otros que lo miran y escuchan atentamente. La única estrategia fiable para hacer frente al miedo a hablar en público es prepararse para la batalla.

Ármate correctamente, de argumentos, evidencias e ideas a transmitir. Aprende a usar tus armas y materiales, exponte a preguntas y críticas para cerciorarte de que dominas todas las posibilidades.

Conoce el terreno, visítalo e intenta tener una idea clara de las posibilidades que te ofrece, no tengas problema tampoco en tardar un poco en prepararte (nunca te envalentones más allá de los 25 segundos).

Entrena con paciencia y asiduidad, un profesor me dijo hace unos días que una comunicación es como un iceberg, vemos solo el 10% del tiempo invertido, bajo la superficie hay otro 90% de preparación.

Libros recomendados:

  • Storytelling para el éxito” Peter Gluber, EMPRESA ACTIVA.
  • No pienses en un elefante Rosa” George Lakoff –> No pienses en un elefante
  • Palabras que funcionan” Frank Luntz
Anuncios

¿Decías?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s