Del traspiés educativo

Mi amiga Antía tiene como animales de compañía dos perros de raza Shiba. Estos perros tienen una característica muy particular que siempre me ha hecho gracia, una madre Shiba solamente ladra cuando presencia algún cambio en el entorno que puede ser peligroso para sus crías, incluso antes de tenerlas, el resto del tiempo aullan.

Esto es algo parecido a lo que voy a hacer yo en este momento, ladrar por miedo a un cambio que no veo claro, que podría suponer un traspiés educativo. En esta noticia de EL PAIS, podemos ver en que se traducen las diferentes ideas sobre la reforma educativa que el ministro Wert lleva mascando los últimos meses.

Hay algunas cosas que considero que podrían llegar a ser relativamente correctas, la intención de dar prestigio a la Formación Profesional, la eliminación del concepto selectividad para que las distintas universidades establezcan criterios propios (me cansaré de decir que el acceso a psicología debe venir dado por una entrevista personal), la toma en valor de la formación complementaria

Sin embargo otras cuestiones rompen con la capacidad del docente para evaluar a sus alumnos y amoldar su educación a las necesidades de su entorno. Sin ir más lejos, se propone un examen después de 6º de primaria, cuando pedagogos, psicólogos, maestros y educadores sociales coinciden en que es una etapa que no debe estar basada a priori en los conocimientos adquiridos si no en habilidades y competencias personales que difícilmente van a ser evaluados en este examen.

Me preocupa seriamente que no seamos capaces de ver la necesidad de un cambio en el modelo evaluativo. Mientras que el modelo finés lleva años evaluando a los estudiantes en competencias prácticas y actitudes que han desarrollado en la escuela, nuestro Ministro de Educación (al cual llaman tecnócrata… cuestión que me hace partirme el culo, lisa y llanamente) propone decidir el futuro de los niños en base a una serie de conocimientos totalmente objetivos y medibles. Contenidos conceptuales.

Y es que a veces, la maldita bandera de la objetividad científica y el ahorrarse problemas, nos hace olvidar que los modelos de evaluación educativa sirven para evaluar a sujetos, por lo que la objetividad, por definición, no tiene cabida.

Enlace de interés: 
http://www.elmundo.es/elmundo/2012/06/27/espana/1340807753.html
 

Como estoy estudiando percepción, y para que vayáis enterándoos de lo que va a ser mi nuevo blog, os dejo un reforzador positivo, un premio para condicionaros y que vengáis por aquí a buscar más de lo mismo: Sound by @Charlieissocoollike

Anuncios

¿Decías?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s